Ecuador

El teddiecoon

Escrito por Jenny McGlone
Chapel Hill, NC, Estados Unidos

Se ha preguntado alguna vez ¿Qué pasaría si un mapache tuviera bebés con un osito de peluche? Desde luego que esto es imposible, pero el descubrimiento de una nueva especie de mamíferos en los bosques nubosos de las montañas de la Cordillera de los Andes, nos da una pista de cómo luciría un osito-mapache. Este animal es llamado olinguito y es una de las primeras especies de carnívoros encontradas en el hemisferio oriental en los pasados 35 años.

No es realmente un nuevo descubrimiento

Resulta que el olinguito ha estado escondido frente a nuestras narices por más de 100 años y sus parientes los conforman el olingo y el kinkajou. De hecho, un olinguito llamado Ringerl vivió de 1967 a 1976 en varios zoológicos de EEUU y los encargados del zoológico pensaron que algo andaba mal ya que éste no deseaba aparearse con otros olingos.

Los parientes más grandes del olinguito pesan un promedio de dos a siete libras mientras que el olinguito rara vez llega a pesar más de dos. Además, para formar su nombre se utilizó el sufijo -ito del idioma español debido a que éste significa pequeño o tierno.

Hábitat

Otro rasgo único de la nueva especie es que ésta vive en elevaciones más altas que las de sus parientes más grandes. El hábitat preferido del olingo son las copas de los árboles menores a 6,500 pies de altura en los bosques nubosos, mientras que el olinguito se puede encontrar a 9,000 pies de altura. Ambas especies crecen en los bosques nubosos, donde viven en las ramas de los árboles alimentándose de higos, insectos y el néctar de las plantas. Los expertos dudan que estos animales alguna vez hayan pisado la tierra, debido a que se encuentran muy bien adaptados a su ambiente en lo alto de los bosques. Hoy en día, se estima que existen 2,000 olinguitos y que no se encuentran en peligro de extinción.

Proceso científico

El científico a quien se le fue dado el crédito del descubrimiento, Kristofer Helgen, comenzó a notar características inusuales en la piel del categorizado como olingo en el Museo Field de Chicago en el año 2003. El Dr. Helgen, quien trabaja en el Museo de Historia Natural del Instituto Smithsoniano en Washington, DC, se dio cuenta que el color del pelaje, los colmillos, las medidas y el cráneo del espécimen diferían de sus expectativas. Él comenzó a sospechar que dicha criatura había sido identificada erróneamente, por lo que realizó una comparación de ADN que confirmó sus sospechas.

Su siguiente movimiento fue armar un equipo de investigadores y zoólogos. En el año 2006, su equipo viajó hacia la reserva natural Otonga ubicada en los Andes ecuatorianos. Durante su primera noche, lograron observar un olinguito vivo saltando a través del follaje. El confirmar este descubrimiento tomó otros 7 años, mientras el Dr. Helgen viajaba a 18 museos, examinando el 95 por ciento de los especímenes de olingos en el mundo. Gracias a su persistencia, el mundo ahora cuenta con un animal adorable y correctamente identificado para poder admirar.

Traducción de Lucía Dávila, Ciudad de Guatemala, Guatemala

Preguntas de matemática

  1. ¿Cuánta más altitud puede soportar el olinguito que el olingo?
  2. ¿Qué fracción del peso del olinguito tiene el olingo? ¿Crees que sería razonable que un zoólogo pudiera saber la diferencia?
  3. Dibuja dos círculos, uno representando el tamaño del olingo y el otro representando el tamaño del olingo. Compara los tamaños.
  4. La distribución de olingos es de 2:3 machos por hembras. ¿Cuál será si hay 193 machos?
  5. Por cada tres olingo hembras, hay dos olingo machos. ¿Cuántas hembras habrán si hay 193 machos?

Preguntas de justicia social

Si usted busca en internet información  acerca del olinguito, descubrirá varios sitios turísticos que buscan hacer dinero vendiendo excursiones para ver a este animal. ¿Le parece que esto es explotación o una simple oportunidad de trabajo? ¿Cuál es su opinión respecto al tema?

Recursos

  1. Artículo del Smithsonian sobre el descubrimiento
  2. Video corto de un olinguito